jueves, 13 de julio de 2017

Patatas Revolucionarias y Fiesta del Ribadeo Indiano

Ya estamos en pleno verano , donde los días de asueto son una bendición y se esperan con ansia para disfrutar de la tranquilidad y el rélax, fuera de la dura rutina.
La entrada de hoy será un poco especial y con ella me despido ya hasta dentro de unos meses, para retomar el ritmo y venir con nuevas recetas.
Una de las fiestas más esperadas por mi es la del “Ribadeo Indiano” , que tuvo lugar este fin de semana pasado , en la que tanto la Organización del Concello que trabajan duro para que todo salga a la perfección, como los ribadenses nos involucramos participando en ella . 
A lo largo del año se prepara la ropa para vestirnos de la época (finales del siglo XIX, principios del siglo XX) y convirtiendo la villa en una recreación de aquel tiempo , ya que ,  calles ,hoteles, restaurantes, bares y comercios se engalanan para la ocasión .
Un evento , ya la cuarta edición, apto para disfrute de toda la familia , pues es una fiesta donde tienen cabida personas de todas las edades .
Y por supuesto la comida típica indiana no puede faltar … La receta de estas patatas revolucionarias es de principios del siglo XX , proveniente de México.




No hay nada más bonito que recordar a los nuestros y darles el lugar que se merecen por tanta lucha y dedicación para conseguir un bienestar para la familia.
En eso se basa esta fiesta :  Homenajear desde el cariño a nuestros antepasados , recordando a  aquellos emigrantes que se fueron a tierras lejanas , principalmente a América a sitios como Cuba, Argentina, Uruguay, Méjico etc,  en busca de fortuna y un futuro mejor .

                       (Fotos cedidas por Chus Glez LLenderrozos)

Algunos regresaron ricos y a su vuelta,  construyeron lujosas residencias , pero también escuelas, hospitales, casinos etc…
Otros, sin embargo, jamás lo consiguieron y les fue imposible volver “ a terriña “, sintiendo la morriña hasta su último día de vida , llorando lágrimas amargas y dejando viudas y huérfanos que después de tanto tiempo jamás pudieron volver a verse ni abrazarse.
Dolores del alma que se cosen con decepción y pena en los labios , que se llevan por siempre en el corazón , pero que con valentía aquellas mujeres , asumieron la pérdida y  supieron sacar una familia adelante, siendo  su papel primordial, por tanto, igualmente los que se fueron como los que se quedaron merecen todos un gran reconocimiento.



Como no quiero hacer demasiado extensa la entrada para que no resulte tediosa, solo paso a invitaros a la próxima edición que será la V y comprobéis in situ la belleza y emoción que lleva impresa esta fiesta.



Vamos ya con la receta. 
Las patatas son originarias del norte de los Andes peruanos y junto con el maíz eran alimentos de base esenciales para las civilizaciones precolombinas. 
Durante la segunda mitad del siglo XVI los españoles la llevaron a Europa , más que nada como curiosidad botánica , utilizándose en Sevilla por primera vez como alimento en el Hospital de las Cinco LLagas .

Ingredientes :
3 patatas grandes
2 tomates
1 cebolla
1 ó 2 dientes de ajo
Aceite de oliva virgen
Sal y pimienta
Agua o caldo (el que admita)
100 ml de vino blanco
Mahonesa


 Elaboración :
Pelamos, lavamos y cortamos las patatas en trozos pequeños , escachándolas al cortarlas.
Pelamos la cebolla y la cortamos en juliana.
Pelamos los tomates y los cortamos en trocitos pequeños igualmente.
Pelamos los dientes de ajo y los picamos finamente.
Ponemos un dedo de aceite en una cazuela y pochamos un poco la cebolla, el ajo y el tomate.
Después agregamos las patatas y dejamos unos minutos que se hagan un poco.
Entonces añadimos el vino blanco y dejamos que se evapore.
Por último cubrimos con caldo o agua , bajamos a fuego medio y dejamos que se vayan haciendo . Si se quedan sin líquido durante la cocción, iremos incorporando más a poquitos, según vaya necesitando.
Una vez listas, pasamos a una fuente y cubrimos con mahonesa , mezclando todo bien.



Os deseo a tod@s mis seguidores y amig@s un feliz verano.
¡Hasta la vuelta ¡